Si tenemos una aplicación multiusuario, podría darse el caso de que dos usuarios accediesen simultáneamente al mismo registro para editarlo. Si no controlamos este evento, sucederá que el primero que guarde, que no tiene porqué ser el primero que comenzó a editar, perderá los cambios, y lo que es peor, sin enterarse.

Una solución sería utilizar transacciones [1], pero éstas deberían abarcar varias peticiones HTTP, desde que se empieza a editar hasta que se guarda satisfactoriamente (o no), con lo que la solución idónea se complica. Una solución más sencilla, pero efectiva en la inmensa mayoría de casos, es utilizar el control de concurrencia optimista (también comentado en slashdot).

El control de concurrencia optimista se basa en el hecho de que es bastante improbable que la edición concurrente se dé, por lo que la solución más sencilla pasa por detectarla y avisar al usuario en caso de que ocurra, obligándole a repetir el proceso de edición. La simplicidad de la solución unida a la baja probabilidad de que suceda hacen de ella una solución interesante y práctica. Lo de la baja probabilidad es importante, ya que si los usuarios tuvieran que estar constantemente repitiendo el proceso de edición dejaría de ser una solución práctica.

Para implementarla, necesitamos conocer si el registro que estamos editando ha sido modificado desde la última vez que accedimos a él. Podemos lograr esto incluyendo un campo que contenga un número de versión, que se incrementa con cada edición. Si a la hora de guardar, el número de versión no es el mismo que había cuando nosotros accedimos al registro, es que alguien se nos ha adelantado. En lugar de un número de versión, también podemos utilizar un campo timestamp. La ventaja de éste último es que podemos definir el campo con la opción auto_now=True y nos olvidamos de tener que actualizarlo, ya que ya lo hacer Django por nosotros.

El siguiente ejemplo, proporcionado por Andrei Savu, muestra la idea:

python updated = Entry.objects.filter(Q(id=e.id) && Q(version=e.version)) .update(updated_field=new_value, version=e.version+1) if not updated: raise ConcurrentModificationException()

La operación se realiza de forma atómica, ya que filter es un método perezoso, es decir, no implica un operación de base de datos inmediatamente.

Otra solución propuesta consiste en sobreescribir el método save para comprobar si el registro ha sido modificado justo antes de guardarlo (en lugar de filtrar y actualizar):

python def save(self): if(self.id): foo = Foo.objects.get(pk=self.id) if(foo.timestamp > self.timestamp): raise Exception, "trying to save outdated Foo" super(Foo, self).save()

Sin embargo, esta solución presenta un problema de condición de carrera. La operación de consultar el último valor y la operación de guardar no se realizan de forma atómica, por lo que podría darse el caso de que ambos guardasen a la vez y el sistema ejecutara las instrucciones de tal manera (alternativamente, para ser más concretos) que cada uno pensaría que había sido el último en guardar, por lo que el segundo sobreescribiría al primero, pero sin que a éste se le notificara.

[1] Existe una aplicación para Django, django-locking, que nos brinda el control de concurrencia, permitiendo, además, que los usuarios sepan si un registro ha sido bloqueado, e incluso que les permita acceder en modo de sólo lectura.


Entradas relacionadas