Gracias a la desbordante imaginación de una dama victoriana del siglo XIX pudimos dar el salto del cálculo a la computación. Ada creó el primer programa de ordenador en su mente, simulando una máquina que nunca existió. La informática nació dentro del cerebro de una mujer.


Published

Category

micropost

Contacto