Con las últimas versiones del kernel el consumo de la batería se había disparado, reduciendo el tiempo de vida útil de la batería. Las baterías son un bien preciado, por lo que existen multitud de trucos para intentar alargar su tiempo de vida.

Aunque no se conoce con certeza si este elevado consumo podría deberse a un fallo, en los casos en que la BIOS indicaba que ASPM no estaba soportado estando éste habilitado, o a la configuración en algunos parámetros del kernel.

Configuración del kernel

Entre estos parámetros se encuentran:

  • dirty_writeback_centisecs, que indica las centésimas entre despertares de pdflush para escribir datos en disco y tiene un valor por defecto de 500, lo cual es óptimo para el rendimiento pero no para la vida de la batería. El parámetro no cambia automáticamente cuando desconectamos el portátil de la corriente.
  • nmi_watchdog, sirve para generar interrupciones no enmascarables (NMI). Se puede utilizar para depurar el kernel. Ejecutando NMI periódicas, el kernel puede monitorizar locks en cualquier CPU.
  • sched_smt_power_savings, se utiliza para controlar la potencia de la CPU. Bajo condiciones de poca carga, y si la política de ahorro energético está habilitada, el planificador minimiza el número de núcleos que ejecutan dicha carga, ahorrando energía a costa del rendimiento.
  • snd_hda_intel/parameters/power_save, especifica el número de segundos tras los cuales el módulo de sonido se deshabilita.

    bash $ cat /sys/module/snd_hda_intel/parameters/power_save 0


Entradas relacionadas